El corazón

El corazón es un tirano, un dictador ciego lanzando estocadas al vacío.

Un demente desahuciado, trastornado por los celos de una ausencia.

Un iluso, ahíto de espejismos y ebrio de visiones.

Un expedicionario exaltado, extraviado en los confines de su “El Dorado”.

El toxicómano de una pasión febril, para la que no se ha creado dosis.

El corazón es un felino enjaulado, un león que ruge en el pecho rasgando sus costillas.

Un ser de las profundidades, incapaz siquiera de intuir la luz.

Un ave desorientada, debatiéndose por volar en medio del temporal.

Una polilla inflamable, cayendo en picado sobre una llama.

El depredador cazado, convertido en presa de su propio apetito.

El corazón es una locomotora, un tren sin frenos a punto de descarrilar.

Un alambique ardiente, burbujeante de vapores que enturbian la mirada.

Un reloj sin cuerda, atrapado en un instante del pasado.

Una gramola disonante, henchida de las mismas notas.

La cuerda que, ceñida al cuello, nos ahoga hasta la extenuación.

Leer más: El corazón

El anonymous que necesitamos

No son pocas las ocasiones en que oímos en la prensa el nombre de Anonymous, nombre del que los medios de comunicación se han apoderado para identificar a un colectivo vaporoso, que, amparados en el anonimato, incluye a héroes y villanos, y a algunos ideales dignos perseguidos con métodos que en más de una ocasión transgreden injustificablemente las leyes que nos hemos otorgado. Extrayendo lo positivo que de ese movimiento inclasificable he podido extractar, yo he decidido retomar el sustantivo demonizado por la prensa, para darle una interpretación personal…

Yo quisiera utilizar Anonymous y dotarle de mi significado en base a unas connotaciones bien distintas.

Leer más: El anonymous que necesitamos

Los Nadies

Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer,
ni hoy ni mañana ni nunca,
ni en llovizna cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.

Leer más: Los Nadies

El fin de los cuentos

¿Por qué los tres cerditos ya no construyen casas? ¿Qué fue de los "Juan sin miedo" que despertaron temblando cuando les tiraron la jarra de agua fría? ¿Qué ha sido de aquella lámpara maravillosa que por mucho que frotemos ya no brilla? ¿Por qué ahora se esconden los genios que antes nos prometían tantos deseos? ¿Quién se largó con las botas de siete leguas, la alfombra voladora y los polvos de hada al país de nunca jamás? ¿Qué infame Leprechaun robó el caldero mágico lleno de monedas de oro al final del arcoíris? ¿Quién dejó sueltos a los cuarenta ladrones de la cueva de Alí Babá? ¿Quién nos vendió aquella gallina clueca de los huevos de oro? ¿Por qué perdimos el rastro de las migas de pan, que ahora nos toca comernos las casitas de chocolate? ¿Quiénes fueron las bellas que despertaron a la bestia? ¿Cuál es el nombre de este maldito enano saltarín que nos convirtió la paja en oro y ahora quiere robar a nuestros hijos?

Leer más: El fin de los cuentos

La dieta del photoshop

Venus¿Quién no se ha puesto alguna vez a dieta? Yo mismo he de admitir que he probado unas cuantas. Algunas muy imaginativas de nombres exóticos y otras menos ocurrentes pero igualmente efectivas, al menos en lo que a pérdida de líquidos se refiere…

¿Pero de qué hablamos exactamente cuando hablamos de dieta?

Leer más: La dieta del photoshop

Ideales y juventud, esperanza para la tierra

Y sin un ideal no se adquiere…, la juventud, claro está.

Me he asomado en los diarios a esta realidad económica prefabricada que se nos ofrece, con la certeza de saber que no hallaré la verdad; por mi limitada visión y conocimiento del asunto, y por los ecos distorsionados que de todos los hechos reverberan en cada interesada noticia que se nos regala. Busco con insistencia, como todos, las raíces; aquellas semillas, que al calor de una tierra manifiestamente emponzoñada, dan fe de estas ensortijadas hiedras cuyos zarcillos han traído la esterilidad que ahora todo lo consume. No rebusco rehogado en mi bilis, el interés por el retorcido doblez de los orígenes viene por la ansiada enmienda de los fines; aunque en esta suerte de birlibirloque financiero devenido en genocidio universal, debería de hacerse, a su oportuno tiempo, memoria justificativa y balance frente a un estrado, en donde un togado resoluto se cobrara los descréditos de los maestros alquimistas, consagrados a la transmutación del humo y su posterior venta.

Leer más: Ideales y juventud, esperanza para la tierra

Diez estrategias de manipulación mediática

Noam Chomsky, lista de las “10 Estrategias de Manipulación" a través de los medios:

1. La estrategia de la distracción.

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

Leer más: Diez estrategias de manipulación mediática