Engaño, Demóstenes

No hay nada más fácil que el autoengaño. Ya que lo que desea cada hombre es lo primero que cree.