La lógica caníbal, antropofagia en tiempos de crisis

Muy al contrario de lo que nos pudiera dictar el sentido común, el canibalismo, otramente conocido como antropofagia, lejos de desaparecer, ha realizado una evolución paralela a los usos y costumbres del ser humano, alcanzando una sofisticación sin precedentes.

Rebuscando en la historia de la humanidad, podremos encontrar omnipresentes dos paradigmas de antropofagia:

La antropofagia menesterosa.

Surgida de la necesidad más abrupta, esta antropofagia se ha dado con frecuencia en la historia en los momentos más críticos, cuando las circunstancias se han impuesto sobre la racionalidad y el instinto de supervivencia se ha enseñoreado sobre la conciencia de los individuos.  Esta antropofagia puede tener un carácter pragmático, cuando se realiza con los despojos de un sujeto paciente que, por causas ajenas al caníbal, ha pasado a mejor vida; o un carácter místico-sacrificial, cuando la carne de nuestro semejante nos es entregada como una dádiva, una autoinmolación de connotaciones divinas. En la historia humana se encuentran numerosos ejemplos, con algunos casos reales tan famosos que me vienen a la memoria como aquel avión estrellado en los Andes; o, en sentido figurado, en el sacramento de la eucaristía.

Leer más: La lógica caníbal, antropofagia en tiempos de crisis

La Campana de Gauss y la Ley del Péndulo, cuestión de dimensiones.

Recuerdo con especial cariño el último lugar donde intentaron enseñarme a ser persona. Allí, lugar de grandes muros y pequeñas concesiones, aplicaban con maestría una ley uniformizadora que yo evoco con fruición, la Campana de Gauss. Esta función de distribución normal, extraída tiempo atrás del mundo del las ideas, imagino que con notable sufrimiento, por el insigne Abraham de Moivre en 1733, tiene su importancia por la gran utilidad a la hora de modelar numerosos fenómenos naturales, sociales y psicológicos.

Leer más: La Campana de Gauss y la Ley del Péndulo, cuestión de dimensiones.